martes, septiembre 08, 2009



Se colocó las alas.
Pintó de naranja sus pestañas.
Voló hasta el centro de su corazón, convencida de que lograría romperle el caparazón...con la boca.
Después de que el dulce se hizo amargo, se colocó las alas de nuevo, y alejándose le tatuó en el corazón agujeros de soledad.

Etiquetas: ,

5 Comments:

Blogger peter pan said...

Preciosa

09 septiembre, 2009 00:59  
Blogger alterdom said...

Maravilla,
esta foto es una joya, un poema,
Gracias!

09 septiembre, 2009 08:07  
Blogger kat said...

PRECIOSA

Que maravilla volver a encontrarte así...( te dije alguna vez que eres una artista??jeje)

besitos

13 septiembre, 2009 18:22  
Blogger *inalambrica Yo* said...

guau. Entiendo perfectamente ése sentimiento..!

19 septiembre, 2009 04:47  
Blogger garfio said...

A veces confundimos piedras con caparazones y nos empeñamos en romperlas creyendo que hay algo dentro.

30 septiembre, 2009 15:37  

Publicar un comentario

<< Home

*Si quieres ponerte en contacto conmigo: julia@juliamoreno.es
© 2006-2010 Julia Moreno. Todas las fotos y textos son propiedad del autor. Si se desean utilizar con fines comerciales o publicitarios, están disponibles en alta resolución. Para más detalles, consultar por e-mail. Para uso privado personal, cultural, etc. el autor agradecería información y comentario sobre las mismas.








OJEA! nº3